10 de abril de 2008

Llamazares, el primero en ser "insaculado"


BONO DEBUTA CON BUENA NOTA EN EL DEBATE DE INVESTIDURA

El recién estrenado presidente de la Cámara se gana los elogios de diputados socialistas y ‘populares’ por su manera transigente y «generosa» de dirigir el encuentro parlamentario

FUENTE: EL DIARIO DE LEÓN /Opinión. Rafael Torres

Que el humor español tiende a lo rústico, a lo escatológico y también a lo genital es un secreto a voces, pues incluso las voces también forman parte de ese humor, por llamarlo de algún modo. Pensaríase, sin embargo, que esa dicha comicidad un punto montaraz y agropecuaria es exclusiva de los iletrados o de los aborígenes de la España profunda a la que no llegó nunca la modernidad, pero el hecho de que los diputados de la nación se desopilaran ayer y se dieran codazos de picardía al oír al recién estrenado presidente del Congreso de los Diputados, señor José Bono, pronunciar el verbo «insacular», induce a suponer que el mecanismo de la risa se activa en nuestro país de la misma manera, con las mismas cosas, en todos los ambientes. ¡Oh, admirable -y en este caso escalofriante también- democratismo!

Concluidos los turnos de la sesión de investidura, el presidente Bono procedió, cual obliga el reglamento de la Cámara, a dar paso al acto de insaculación que establece el orden por el que los diputados irían expresando verbalmente su apoyo (sí) o su rechazo (no) a la designación de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del gobierno. Un saco -también puede usarse una urna o un cántaro- contenía las papeletas con el número de cada una de sus señorías, y se trataba de extraer una de su fondo para, desde ella, iniciar la votación. Ya cuando Bono dijo «vamos a proceder con la insaculación» se había levantado un clamor de risas salaces en las bancadas, pero cuando el número insaculado resultó ser el del líder de IU, Gaspar Llamazares, aquello fue el acabóse.

El fino humor de sus señorías se añadió entonces a la gracia rijosa que les había hecho el vocablo, la suerte que Llamazares había corrido en las urnas, y yo creo que a estas horas aún estarán muriéndose de hilaridad muchos de ellos mientras sus caletres hilvanan una y otra vez la relación entre insacular y dar por saco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Introduce tus comentarios, teniendo presente que es una comunidad educativa. Recuerda que no está permitido vertir falsedades, descalificaciones u ofensas. Los comentarios serán filtrados por los gestores del blog.
Si quieres obtener una respuesta indícanos tu nombre y tu E-mail para que podamos contestarte personalmente.